DIALOGO CON LA TIERRA

Por: Magdalena Alarcón Carrera 

\”¿Por qué me golpeas, tirano minúsculo e ínfimo?, ¿No te doy miel y leche para tus hijos?, ¿No recibes mi leña para tu fuego, mi lluvia, mi agua, mi tierra para tus frutos, mi perfume y mi calor?… Tú sólo me das dolor, destrucción y sufrimiento. Has cortado mi manto de vegetales variopintos que aterciopelaban mi piel y enjuagaban las gotas de mi lluvia; has secado mis entrañas, sacando mi negra sangre para tus alocados ingenios de velocidad y de muerte; has golpeado severamente mi estabilidad gravitacional con tus petardos atómicos y has puesto en peligro la gravitación de otras esferas próximas a mí. Has absorbido mis mares de vida, cubriendo las aguas con un manto de sangre y contaminación total. Has envenenado el poco aire que me quedaba para respirar, y en oriente y occidente, en el norte y en el sur; el viento el agua y la lluvia, trasladan las enfermedades golpeando a los indefensos retoños. Has extinguido las especies más bellas de mi biológica conformación, para ! dar gusto a tu bestialidad irracional. Has desestabilizado las colonias microscópicas, produciendo una escala infinita de consecuencias irreparables. Has dividido la tierra en parcelas y has puesto al hombre en reservas, separando al rico del pobre, al negro del blanco, al tonto del listo. Has abandonado la contemplación de mis amaneceres y ocasos para entregarte a la guerra, a la especulación y a la violencia. Has sembrado mis campos y mis montes de drogas que matan a mis niños; esos que a mí me gusta sentir pisándome y contemplándome en mi flor, en mi día y en mi noche. Has establecido la ley de lo que debe vivir, y me has quitado el poder de autoseleccionar, de auto limitar. Pretendes ser más vieja que yo que cuento con millones de años. Has decidido recortarme y limitarme sin que la supermente que me dirige pueda programar la transformación de las formas y la integración de los dinamismos. Me has llenado de estiércol y de abonos químicos envenenados, que convierten mi p! iel en un desierto estéril. Has fabricado aparatos de muerte m! ás destructivos que mis terremotos, mis tormentas, mis tornados, y tu lista de muerte es una montaña formada de dolor y de injusticia, de guerra y de odio. Has pintado la atmósfera de negro y los niños no pueden ver las estrellas que por la noche me visitan y me recuerdan el papel de producir para la economía universal.    ¡Querido hombre!, existen otros caminos de entendimiento entre nosotros que tú no has comprendido. En esas sendas estoy yo, repleta de diálogo, de comprensión, de enseñanzas, de entendimiento. Poseo la memoria genética de ciento cincuenta billones de reacciones biológicas, físicas y químicas, que te ofrezco y pongo a tu servicio. En mis archivos se encuentran recopilados los fenómenos más maravillosos que ningún ojo humano haya podido jamás escrutar. Sobre mis tierras, en mis montañas y en mis mares, han caminado animales alucinantes, extraños e inimaginables. He hecho crecer en mí las plantas que jamás habéis podido reproducir. Mi cielo ha mirado durante toda mi existencia al universo que me contiene y he podido registrar las medidas, las posiciones y las formas de los astros, de las estrellas y de las galaxias. Mis entrañas contienen minerales y productos energéticos que podrían llevaros a una evolución total de vuestro patrón social y económico. Poseo la escuela de con! ocimiento más vieja y sorprendente de la existencia y os ofrezco un milagro en cada animal, en cada planta y en cada objeto o cosa que me cubre y me forma. Mis arcanos están permanentemente abiertos a vuestra serena y armónica contemplación y sólo necesitáis emprender las vías de acceso. ¿Cuáles son estos senderos?… son muy sencillos de tomar, son muy fáciles de caminar; dirígete por el de la justicia, por el de la paz y por el del amor, y allí, en cada esquina, en cada accidente, en cada respiración y en cada pausa, está mi amor, mi tutela, mi conocimiento y mi infinito cuidado. 

   ¡Hombre… hombre, no tardes! ¡Me muero poco a poco! ¡Tu arrogancia, tu frío, tu desamor secan mis praderas, anegan mis mares y apagan el fuego de mi aire! 

   ¡Hombre…hombre, no tardes… ! 

 Desconozco autor 

 ESTAMOS A TIEMPO,  LA TIERRA SOMOS TODOS…

There are no comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: